REAL DE CATORCE, SLP.


REAL DE CATORCE, SLP.

 

Bitácora de Viaje.

Real de Catorce, SLP.

 

Este mes decidimos tomar rumbo hacia uno de los lugares más místicos en México, Real de Catorce, pueblo mágico ubicado en San Luis Potosí, puerta de entrada hacia el desierto de de Wirikuta, lugar sagrado de la cultura Huichol. Aquí nuestra Bitácora de viaje.

 

 

Después de algunas aventuras en el Desierto, por fin decidimos tomar rumbo hacia la carretera que nos conduciría a la entrada de Real de Catorce, custodiada por el Túnel de Ogarrio, única entrada y salida del pueblo, con un largo de  2.3km,  en donde convergen automovilistas, personas y animales, desde ahí ya sabíamos que algo maravilloso nos esperaría al otro lado del túnel.

 

 

El pueblo encierra la magia de un lugar que vivió su principal auge hace más de 200 años con su actividad minera, junto a Zacatecas y a Guanajuato, fueron los mayores productores de plata hasta inicios del siglo XX, poco a poco fue quedándose sin pobladores, hasta llegar a una población menor a 300 personas.

 

 

El pueblo ahora está dedicado casi en su totalidad a la actividad turística, su calle principal es un desfile de puestos que ofrecen desde mil remedios medicinales, hasta artesanías maravillosas, por cierto, si andas por ahí, no olvides preguntar por Don Cristóbal, tiene su local cerca de la Iglesia, y venden cosas maravillosas, cada pieza que ofrece a los turistas es exclusiva y llena de creatividad.

 

 

Las calles y las casas de Real de Catorce son un gran espectáculo, sus subidas y bajadas son interminables, sus puertas parecen hablar contigo de todo lo que han visto pasar, y sus ruinas, te harán sentir por momentos que estás en un pueblo fantasmal.

 

 

Puedes alquilar un paseo a caballo que te llevará a recorrer todo el pueblo, y si te animas, también podrás visitar las ruinas de la Mina San Agustín, cabalgando hacia El Desierto de Wirikuta.

 

 

En el centro, se encuentra el Jardín Hidalgo, rodeado de restaurantes y puestos comerciales, un lugar perfecto para descansar, comer y volver a emprender el recorrido.

 

 

No olvides visitar la Parroquia de la Purísima Concepción, la Capilla de Guadalupe y la Casa de Moneda, que encierra todas las historias y objetos de Minas y Mineros que vivieron por ahí.

 

 

Para cerrar tu visita, te recomendamos puedas dar un paseo en un de las camionetas llamadas Willys, que te llevan a recorrer toda la zona de los 14 con paisajes maravillosos, es una aventura muy divertida.

 

 

Gracias, hasta nuestra próxima Bitácora de Viaje.